la lev del ser

Es insoportable, la levedad del ser


En la milenaria sabiduría de los Toltecas, lo que nosotros denominamos “realidad”, es  decir, el mundo que percibimos en nuestra vigilia, no es más que un sueño. Ellos lo llaman el Tonal. En cambio, el mundo de los sueños, el Nahual, es lo que ellos definen como auténtica realidad, un mundo cuántico que contiene absolutamente todas las infinitas posibilidades a las que el humano puede acceder y materializar en el Tonal. Es como si nuestra existencia fuera la proyección de una sola de esas realidades que conviven en el Nahual en un estado de potencialidad. Por medio de la ensoñación, el acceso al mundo de los sueños de forma consciente, cualquier ser puede sanar enfermedades, encontrarse con familiares o amigos, tener experiencias que siempre deseó y nunca tuvo, romper limitaciones terrenales, o cualquier cosa que alcance a imaginar. Y por supuesto, “traerlo” o materializarlo en nuestro mundo denso. Allí no existe el tiempo, ni el espacio, dimensiones que nos son necesarias para entender y manejarnos en nuestras vidas, pero inconcebibles en los mundos sutiles. Como expresiones que somos de la divinidad, todos tenemos acceso a ese maravilloso mundo infinito, solamente se requiere un poco de entrenamiento y el deseo de ampliar nuestra percepción para transcender nuestras limitaciones.

All photos & videos by © FERNANDOdeFRANCE.